Muchas empresas comienzan a sustituir el correo electrónico

¿Llegó el momento de decir adiós al correo electrónico?

Puede que tu bandeja de correo electrónico parezca llena, pero aún así piensa que solamente eres una gota en el extenso océano: Hay más de 1 billón de cuentas de correo electrónico destinadas a negocios en todo el mundo, con lo que se estima que más de 100 billones de correos se envían todos los días.

Así, con un uso tan frecuente, el correo electrónico ha pasado a ser una parte clave y omnipresente de la vida laboral y en concreto de oficina. Entonces, ¿por qué tanta gente cuestiona su valor y piensa en sustituir el correo electrónico? A medida que evoluciona el entorno de trabajo, especialmente con las nuevas tecnologías que llegan casi a diario, tiene sentido cree que el correo electrónico pasará a mayor vida con el tiempo. Pero, ¿desaparecerá totalmente el correo electrónico? No exactamente. Pero si que cambiará con respecto a lo que conocemos actualmente.

correo electronico

Eliminar el correo electrónico

En el mundo de los negocios prescindir del correo electrónico parece algo imposible, pero ya hay algunas organizaciones en todo el mundo que lo han intentado con éxito. Casi todas las empresas u organizaciones que han tratado de eliminar el correo electrónico comenzaron el cambio internamente utilizando un sistema de colaboración en la nube que permite que los empleados chateen entre si, así pueden trabajar juntos de forma virtual. Algunas empresas incluso han recurrido a generar una respuesta automática cuando se les envía un correo electrónico a nivel interno recordando al remitente que el correo electrónico no va a ser respondido y que necesitan utilizar el software corporativo en su lugar.

La empresa francesa Atos trató de eliminar el correo electrónico a nivel interno hace unos años, lo cual no es una tarea sencilla si tenemos en cuenta que esta empresa tiene miles de empleados en todo el mundo. Para conseguir alcanzar el objetivo, el CEO de la compañía tuvo que hacer un gran esfuerzo, dedicando un 15% de las reuniones del comité ejecutivo al proyecto, enviando miles de gerentes previamente formados e invirtiendo más de 500 veces lo que una empresa normal invierte en cuanto a colaboración. El resultado fue que el correo interno se redujo en un 60% y el margen operativo de la compañía aumentó un 1%. Ejemplos como los de Atos demuestran que es posible eliminar el correo electrónico a nivel interno, pero que para ello es necesario invertir mucho tiempo y dinero.

empresa Atos francés trató de cortar todo el correo interno hace unos años, lo cual es bastante la cosa teniendo en cuenta que la empresa tiene miles de empleados en todo el mundo. Para empujar el esfuerzo, el CEO tuvo que hacer un enorme foco de la compañía. Dedicó 15% de las reuniones del comité ejecutivo al proyecto, envió a miles de gerentes de una amplia formación, e invirtió más de 500 veces lo que una empresa típica invierte en los esfuerzos de colaboración. El resultado fue que el correo electrónico interno se redujo en un 60% y un margen operativo de la compañía aumentó un 1%. Ejemplos como Atos muestran que es posible eliminar el correo electrónico interno, pero tiene un alto coste de tiempo y dinero.

Seguir utilizando el correo electrónico

Reinventar la política de correo electrónico de una empresa a nivel interno es una cosa, pero comunicarse con el mundo exterior es algo muy distinto, no puedes exigirles lo mismo a proveedores y socios. Por eso, el uso del correo electrónico parece difícil de erradicar a día de hoy.

Puede que en un mundo cada vez más moderno el correo electrónico se comience a ver como algo anticuado, del siglo pasado, pero si hay algo que está claro es que el correo electrónico de alguien en particular, así como su número de teléfono, es algo singular. Así, cuando enviamos un correo electrónico a alguien podemos estar seguros de que será esa persona y no ninguna otra la que reciba el mensaje. Ese es el gran valor del correo electrónico, y eso lo hace difícilmente reemplazable, prácticamente imposible a nivel externo. De hecho externamente creemos que el correo electrónico nunca va a desaparecer del todo, se necesitaría un cambio demasiado grande en todo el mundo para conseguirlo y esa transición podría costar décadas.

Evolucionar el correo electrónico

El término medio entre deshacerse del correo electrónico por completo y mantenerlo tal cual es modificarlo de alguna manera. Si el futuro del trabajo se basa en las nuevas tecnología y la colaboración, entonces tiene sentido pensar que la próxima generación de correo electrónico será una especie de buscapersonas. Quizás facilitando de algún modo la interacción entre grupos de usuarios, permitiendo una mayor interactividad, mejorando los sistemas de detección de SPAM y realizando un sinfín de mejoras que seguramente ya están en marcha pero que iremos viendo paulatinamente.

El correo electrónico ha cambiado de forma definitiva el modo de hacer negocios y ha abierto las puertas a interactuar con cualquier persona del mundo, y aunque es probable que a corto plazo no vaya a desaparecer, existen posibilidad de que varíe de aspecto en un futuro próximo.

¿Cómo ves el correo electrónico en un futuro próximo? De todos modos todavía a día de hoy queda mucha gente que se pregunta día a día cómo hacer un correo electrónico en Hotmail.com, lo que nos demuestra que puede que en las empresas se haya avanzado mucho, pero todavía quedan personas para las que el simple hecho de manejar un correo electrónico convencional es toda una experiencia de “última generación”, y mientras esto siga siendo así creemos que difícilmente podrá ser reemplazado.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.