Rosa María Pinas Puigpinós le desea a Inés Arrimadas que la violen desde Facebook

Las redes sociales son un verdadero peligro, personas de toda hispania sueltan a diestra y siniestra auténticas burradas que se les pasan por la cabeza sin medir siquiera las consecuencias. La última barbaridad la ha soltado una señora llamada Rosa María Pinas Puigpinós, que además de no ser demasiado inteligente, tampoco esconde sus particulares ideas tras un nick medianamente discreto, sino que se siente orgullosa de ellas y las grita a los cuatro vientos esperando repercusión. El caso es que cuando una juega con fuego a veces se termina quemando, y eso es lo que le ha ocurrido a esta señora, que fruto de la moda se declara como feminista y republicana soberanista catalana (más títulos que los de un rey).

maria jose miras puigpinós

El caso es que la señora Rosa María Pinas Puigpinós se encontraba opinando sobre la política de Ciudadanos Inés Arrimadas, cómodamente sentada en el sofá de su casa a través de su cuenta de Facebook, concretamente sobre un debate en el que esta bella chica catalana de origen andaluz estaba participando. Y no se le ocurrió otra cosa que decir que “sé que me van a llover las críticas por todos lados”, a lo que añadió “pero escuchando a Arrimadas en el debate de T5 solo puedo desearle que cuando salga esta noche la violen en grupo porque no merece otra cosa semejante perra asquerosa” y nadie le hizo caso, así de primeras. Por lo que siguió con los apelativos que se pueden leer en la imagen de arriba.

Burradas de este estilo se pueden leer a diario en Facebook y Twitter, y en muchas ocasiones no llegan a nada, pero de vez en cuanto se alinean los astros y el frustrado comentarista alcanza la esperada fama. Ese ha sido el caso de Rosa María Pinas Puigpinós, a quien Inés Arrimadas citó para indicar que la denunciaría: “al fin mi momentado de gloria” pensó Rosa María.

Inmediatamente, tras haberse hecho famosa, la señora Pugpinós “renuncia a la fama” e intenta borrar las huellas de su fechoría al darse cuenta de que se había convertido en la mala de la película, incluso para “los suyos”, pero ya es demasiado tarde, ahora eres famosa y te has convertido – Rosa María Pinas Puigpinós – en el blanco de todas las dianas, de todas las iras, porque lo que has dicho demuestra que tienes una tara que hace difícil determinar si se está hablando de un ser humano o de un orco.

Es curioso observar como los extremos se terminan tocando, y como la sociedad española parece estar muy podrida, gentecillas que necesitas reafirmarse, tener su minuto de gloria, sea del tipo que sea, ha hecho verdadero daño la telebasura, y también los móviles chinos. Es triste que alguien que presume de ser “antifascita” sea en realidad una mini-Hitler en potencia que además no duda en utilizar los calificativos más machistas que conoce para atacar a una mujer, a una semejante, ya que con el enemigo todo vale. Calificativos como “perra” demuestran que esta señora no es más que una auténtica lacra para las mujeres.

Rosa María Pinas Puigpinós es despedida de su trabajo

Esta señora ya ha sido despedida de su trabajo, algunos, casualmente de ideología contraria a Arrimadas, hasta intentan defenderla diciendo que se trata de un despido improcedente. Está claro que todo vale en el caso de que el atacado no sea de tus ideas políticas. Esto es España señores, y así nos va. Un país donde uno no tiene unas ideas, sino que sus ideas son por definición las contrarios del contrario. Un país donde la hipocresía reina desde primera hora de la mañana y donde el buenismo y el anonimato de las redes sociales es aprovechado al máximo por individuos como esta señora, que hoy ha conseguido lo que quería, ser famosa, y que mañana ya no tendrá que acudir a su puesto en Tinsa, donde trabajaba a través de una ETT, por lo que desde luego podría haber invertido mejor su tiempo, y su frustración personal por no ser nadie en la vida a su mediana edad, intentando mejorar en su puesto de trabajo, pero no, hoy en día las frustraciones personales de esta sociedad enferma se pagan con los demás. Como decía, y como no podría ser de otra forma, ya ha salido el típico defensor del diablo, eso sí, en esta ocasión midiendo mejor sus palabras.

Felicidades, lo has conseguido “Rosamari”, ya eres famosa.

Deja un comentario